6 razones por las que tus pequeños deben practicar Artes Marciales. Educación práctica

6 razones por las que tus pequeños deben practicar Artes Marciales.

Educación práctica

En Fightlosophy se nos ocurren unas mil razones por las que los peques deberían practicar Artes Marciales, no seremos tan cansinos, nos hemos propuesto hacer una síntesis que consideramos básicos para acreditar los motivos más importantes del porqué iniciar en este mundillo a los más pequeñajos de la casa.

Seguro que a muchos de los que estáis leyendo estas líneas vuestros amigos, hermanos o compañeros de trabajo os han pedido consejo para ver que tal sería apuntar a su hij@ a algún tipo de Arte Marcial. Lo que encontramos en este tipo de actividad en principio lúdica y educativa para los niñ@s, es que se producen cambios significativos dada la confianza que se genera y extrapola a todos los ámbitos de su vida.

Organizaciones de prestigio como UNESCO recomendó la práctica del JUDO para pequeños de entre 4 a 14 años y más recientemente UNICEF en un programa sin precedentes para intentar rehabilitar a niños de la guerra, recomendó la práctica de la Capoeira.

Es evidente que no hacen falta grandes ONG para acreditar los beneficios que conlleva la práctica de un Arte Marcial, pero sin duda consideramos que es una muy buena señal.

Estas son las razones Fightlosophicas por las que consideramos imprescindible para un niñ@ la práctica de un Arte Marcial.

Fightlosophy niños y artes marciales

Bruce Lee con su hijo Brandon.

  • Ganarán confianza, más respeto a ellos y a sus compañeros.

La confianza se manifiesta en los niños cuando se sienten respetados, comprendidos, alentados y acogidos en una situación de diálogo y comprensión. Para educar en la confianza a los niños, un arte marcial tiene muchas y muy buenas herramientas para fomentar esa confianza.

En este sentido debemos orientar al niño hacia valores que sumen puntos para incrementar su autoestima como pueden ser la colaboración en clase, el respeto hacia los compañeros de práctica y hacia el Maestro.

La tolerancia – imprescindible para la convivencia en el tatami, la responsabilidad para con ellos y con los demás , la honestidad para saber como ganar y como “perder” y la empatía necesaria para formarse como personas íntegras.

  • Conectarán cuerpo y mente.

Que aprendan a escuchar su cuerpo los conducirá progresivamente a poder ir analizando sus pensamientos llegando así a tener una mayor conciencia de su construcción emocional.

A través de la práctica de un arte marcial al niño se le enseña a ver, sentir y escuchar – tanto interna como externamente todo lo que le rodea. El aprovechamiento de la intuición, la gestión del miedo y del coraje junto a la conciencia del movimiento de su propio cuerpo son ejemplos de la capacidad de unión de los aspectos físicos y mentales.

¿Cuántas veces hemos oído la frase “está paralizado por el miedo”? Ser capaz de combatir ésto es lo que se aprende en las artes marciales.

Fightlosophy karate-kid-2

  • Aprenderán sobre resolución de conflictos.

La gente a menudo me preguntan si alguna vez he utilizado las artes marciales en alguna pelea real. Bueno, imagino que si no hubiese sido así, no estaría ahora hablando de los beneficios de la práctica de algún arte marcial. 

Las circunstancias no siempre pueden ser gestionadas como quisiéramos. Aun así, estoy seguro de que han sido muchas más las veces en los que habéis podido evitar el problema gracias a las herramientas y habilidades adquiridas por el entrenamiento de un arte marcial que las que habéis tenido que llegar al apartado físico.

Una de las primeras lecciones que nos deben enseñar nuestros Maestros es que las palabras no son nunca motivo para una pelea. sería algo así como aprender un Jiu Jitsu de las palabras. No hay ofensa si no hay ofendido. Este simple consejo podrá ayudar mucho a los pequeños, en principio más impulsivos. En las artes marciales aprendemos a respetar por encima de todo la palabra “Lucha” y  sólo en situaciones necesarias tendremos que aplicar lo aprendido.

Cuando luchamos contra un oponente que nos sitúa fuera de nuestra zona de confort, aprenderemos a gestionar las situaciones con más eficiencia a la vez que asumimos mejor estas circunstancias cambiantes. Para un niño aprender a adaptarse constantemente supondrá una ayuda vital y necesaria para un buen desarrollo emocional.

1009205257_a9206927a1

  • Serán niñ@s más activ@s.

Si no os habéis dado cuenta en qué tipo de sociedad vivimos, tenemos una epidemia con lo que respecta a la obesidad infantil. El tipo de vida sedentaria que se ha implantado detrás de una pantalla de ordenador e ingiriendo comida chatarra, ha hecho que la población infantil haya entrado en una dinámica muy peligrosa de sobre peso aparentemente difícil de solucionar.

Delegar la educación física de nuestros pequeños en el sistema de educación escolar actual es, bajo mi  punto de vista, una irresponsabilidad ( hablando en términos generales).

Las artes marciales ofrecen muchos beneficios, pero más allá de los derivados directamente del trabajo de “autodefensa”, un niño que se involucre en la práctica de la Lucha será una persona mucho más sana ya que en su práctica integrará diferentes aspectos: Higiene, alimentación, cuidado de su cuerpo, disciplina, cuidado de sus estudios, concentración, sociabilidad, responsabilidad…

  • Aprenderán a encontrar el foco.

De los muchos desafíos que nos encontramos hoy en día en este mundo en el que vivimos es que estamos constantemente enchufados a la Red. Si bien es cierto que hay grandes beneficios en Internet, hay muchos más beneficios en la quietud y el silencio.

En algún momento de la vida, cada uno de nosotros se da cuenta de que el mayor obstáculo al que nos enfrentamos  somos nosotros mismos. Esa batalla se libra en la voluntad de querer mejorarnos a nosotros mismos. Detrás de los puñetazos, las patadas, las sumisiones, las caídas y proyecciones, un artista marcial aprende a escucharse y ver dónde están sus debilidades y fortalezas.

En todos los años que llevamos practicando artes marciales, recordaremos muchos retos, avances y retrocesos. No están presentes las distracciones típicas de otro tipo de “Clubes sociales lúdicos” y más allá de eso, el niño encontrará compañeros & amigos que trascenderán la camaradería típica.

Hay una reflexión muy graciosa que leía hace poco de un practicante de Jiu-Jitsu: “me doy cuenta de que mis mejores amigos son aquellos que me han extrangulado más de una vez“… ¿que relación más sana se puede tener con otro ser humano?

Fightlosophy Daniel San

  • Aprenderán a encajar un golpe / sumisión.

He dejado para la última esta razón ya que la considero la más importante. Parte de la vida es aprender a gestionar los golpes que recibimos. Nos han vendido un estilo de vida del éxito por encima de todo y a costa de todo. Aprender a encajar bien un golpe, saber que seremos golpeados (tarde o temprano), parece haber perdido importancia en nuestra cultura.

En las artes marciales, lo pequeños aprenderán a caer y esto los forjará como grandes personas. Si lo analizamos detenidamente, la mitad de la la práctica de un arte marcial será aprender a cómo golpear o hacer técnicas, la otra mitad estará destinada a desarrollar herramientas que contrarresten esos mismos golpes y técnicas.

Aprender a aceptar que seremos golpeados o sometidos durante la práctica nos permitirá relajarnos y protegernos mucho mejor ( hacer un tapout a tiempo es una gran enseñanza para la vida misma). Esa aceptación los llevará a poder responder mejor, maniobrar, y anticiparse ante los conflictos de la vida.

Irónicamente, parece que enseñar a tener éxito a toda costa es la mejor manera para que el niño aprenda a evitarlo. Pienso que no hay nada más sano que aprender a caer, para poder levantarse.

Esta es de las herencias y el legado más sano que podemos pasar a nuestros pequeños.

José Díaz Jiménez

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario