7 cualidades a tener en cuenta en la práctica marcial.

7 cualidades a tener en cuenta en la práctica marcial.

Como luchadores serios querremos llevar un paso más allá nuestro rendimiento físico y mental en nuestra práctica marcial. La constancia es sin duda una de las claves pero no la única cosa a tener en cuenta. Hay ciertos factores que tendremos que valorar, trabajar y perfeccionar conscientemente para pulir nuestro camino. Esto nos empujará a ser más eficientes en nuestro Arte.

1. Flexibilidad.

Esta es una de las grandes asignaturas pendientes dentro del mundo de las Artes Marciales y la Lucha en general. No se suele tener en cuenta hasta que ya somos marmolillos andantes y empezamos con problemas que quizás sean demasiado complicados de solucionar a corto plazo. Comenzar desde muy pronto a planificar este tipo de entreno será muy beneficioso. Os recomendamos directamente la práctica de Yoga y si de camino es un Yoga del tipo Ashtanga (dinámico) dos veces bueno.

2. Fuerza en el Core.

Sí, esa zona media del cuerpo que no es suficiente trabajar con abdominales brutales (de esas que te lesionas el cuello de los jalones que te das). Estos músculos juegan un papel fundamental en la estabilización de la columna vertebral y la pelvis mientras que proporciona el enlace que conecta el cuerpo superior e inferior. Prestar especial interés a esta zona de tu cuerpo no solo te hará más fuerte, sino que evitará lesiones que muy posiblemente te produzcan algún tipo de secuela. Prevención es una de las normas fundamentales.

3. Tiempo de reacción.

El tiempo de reacción se define como la capacidad de responder rápidamente a un estímulo. En las artes marciales, el tiempo de reacción es extremadamente importante. Tienes que estar constantemente listo para cualquier cosa que pueda suceder. Nos hará más eficaces ante una agresión inesperada. Mejorar el tiempo de reacción es justamente poner en práctica lo que sabemos bajo situaciones lo más parecidas a la realidad en nuestro entreno. La experiencia es un grado en estos términos. De esta forma podemos llegar a anticiparnos a algún tipo de movimientos de nuestro “adversario”.

4. Resistencia.

Tener resistencia significa que eres capaz de realizar un esfuerzo óptimo por un período prolongado de tiempo. Cualquier artista marcial reconocerá que la resistencia es muy importante. Para mejorar esta cualidad se requiere una gran fuerza de voluntad, una de las grandes herramientas que tenemos para crecer en diferentes aspectos. En vez de rendirte a las primeras de cambio eleva ese punto un poco más, aleja ese límite poco a poco y verás como mejoras.

5. Agilidad.

La agilidad es la capacidad para moverse rápidamente y fácilmente en una manera que sea eficaz y eficiente. En Brazilian Jiu-Jitsu (BJJ), por ejemplo, pasar la guardia requiere que seas ágil y rápido para cambiar los pasos, los agarres, las direcciones, y todo ello a la misma vez. La agilidad tiene mucho que ver con la coordinación, aspecto fundamental para toda práctica física que requiera movimiento en muchos planos diferentes como suele ocurrir en la mayoría de las Artes Marciales combativas.

Un buen ejercicio para desarrollar la agilidad es someter el entreno de sparring a diferentes parámetros, siempre focalizando nuestra atención en la práctica de la fluidez, pilar fundamental de la agilidad. Sin movimiento fluido no puede haber movimiento ágil.

6. Fuerza.

No se trata de cuanto eres capaz de levantar sino de la calidad de la técnica que desarrollas en situación de estrés con peso. ¿Cuantas veces nos hemos enfrentado a alguien que aparentemente no está musculado pero tiene una fuerza y una técnica imparables? Así, definiremos la fuerza como la magnitud vectorial por la que un cuerpo puede deformarse, modificar su velocidad o bien ponerse en movimiento superando un estado de inercia e inmovilidad. Básicamente el poder o influencia de la fuerza se centra en la capacidad de modificar el estado de movimiento o de reposo. Recapitulando, si eres capaz de moverte y ganas fuerza ganarás eficiencia. Olvídate de las máquinas de gimnasio, de movimientos concentrados y haz algo parecido a Crossfit (por ejemplo).

7. Velocidad.

Para determinar la velocidad de un objeto deben considerarse dos elementos fundamentales: por una parte, en qué dirección se realiza dicho desplazamiento, y por otra parte cuales la rapidez de dicho desplazamiento. Ser rápido es muy importante en las artes marciales. Debes ser suficiente rápido para defenderte de los ataques de tu oponente. Es especialmente importante en los desplazamientos sin importar el plano en el que nos movamos, cubrir la distancia de forma rápida y encontrar aberturas para atacar serán ventajas proporcionadas por un trabajo específico de velocidad que podemos ganar con la práctica de drills ya que acortaremos los tiempos del movimiento con la repetición de los movimientos que necesitamos.

 

Entrada siguiente:
Entrada anterior:
Hay 1 comentario para este artículo