Artes Marciales & Yoga Mucho más que "postureo"

Artes Marciales & Yoga

Mucho más que "postureo"

Me gusta definir a Yoga como el arte marcial del alma, y no es ninguna tontería. Yoga se cruzó en mi camino gracias a las artes marciales, una cura de humildad y nuevos retos (de esos que te sacan constantemente de tu zona de confort) fueron los ingredientes necesarios para que se abriera una puerta que ya nunca más se cerrará.

Si hay algo que aprender de esta milenaria disciplina (si lleva tanto tiempo entre nosotros por algo será) es que no hay mayores límites que los que nos imponemos nosotros mismos. Yoga y artes marciales son caminos diferentes que se tocan en demasiados puntos como para no tenerlos en cuenta.

Llevo años flirteando con el Yoga, la meditación y todas esas cosas que parecen muy de otro mundo. Como todo arte que se precie, en el mundo del Yoga hay tanto farsante y vende humos como estrellas en el firmamento, pero cuando encuentras alguien de verdad, lo que ocurre dentro de uno mismo es bastante mágico. Como digo, he practicado algunos estilos, pero en concreto uno, muy dinámico, es el que me hizo reflexionar profundamente, el sabor marcial que destilaba su práctica no me dejó indiferente.

Ashtanga Yoga es esto: respiración, posicionamiento, fuerza, control y descontrol, batallas personales con uno mismo, dolor y gestión... Sentirte desarmado por ti mismo es algo duro de encajar. Y eso es lo que pasó en mi primera práctica. Fuerte yo, vengo de la lucha, me imaginaba que una vez más esto sería un paseo fácil de soportar a lo “viejita style”, y me las dieron todas… a los pocos minutos de práctica temblaba tanto que no sabía si era yo o es que la sala se me venía encima cual terremoto de 10 en las escala de richter. Estilo guerrero, diseñado para los soldados de palacio, Ashtanga es de lo estilos en relación al movimiento que más me ha puesto en mi sitio.

Qué pasa durante la práctica, simple: Te enfrentas a ti mismo. Y como dice el Dalai Lama, cuando comienzas a escarbar en ti mismo, no suele gustarnos lo que vemos porque tenemos mucha mierda dentro.

fightlosophy-ashtanga

El gran SHRI K. PATTABHI JOIS de Ashtanga Yoga, su Fightlosofia: 99% práctica, 1 % teoría.

Beneficios de practicar Yoga: sales de tu centro, entiendes tu materia prima (estás en primera persona trabajando “contigo mismo”), y aprendes a cuidar / escuchar ese gran desconocido vehículo llamado cuerpo humano, el tuyo.

Quizás más allá de la elasticidad, consabida por la elongación lógica durante la práctica, destacaría el conocimiento y puesta en práctica de pranayama, es decir, la respiración. El ser capaz de gestionar la respiración nos ayudará mucho más de lo que imaginamos. El estrés y la respiración están íntimamente ligadas. La respiración táctica (utilizada por las fuerzas de élite) no es más que ser capaces de bajar las pulsaciones (que se disparan ante una situación de estrés: competición, entrenamiento, enfrentamiento real…) a través de respiraciones profundas. En Yoga se trabaja diferentes tipos de respiraciones lo que hace que tomemos conciencia de una herramienta indispensable para nosotros, para la vida.

Volvamos al asunto del movimiento y el posicionamiento. Un Yoga de verdad es el que tiene en cuenta el movimiento, el correcto posicionamiento, alineamiento del cuerpo y por supuesto el control de la respiración. Esas posiciones extrañas que desde fuera parecen un tanto inquietantes no son ninguna broma. La tensión isométrica, la correcta posición del cuerpo, la tensión muscular y las transiciones entre asanas (posiciones) trabajan a un nivel profundo la conciencia.

Independientemente del nivel que tengamos, si nos dedicamos a las artes marciales, nuestro adversario puede llevarnos a momentos y posiciones complicadas, el trabajo de Yoga hará que te sientas un poco menos en desventaja porque lidias con esa incomodidad constantemente.

En la lucha nos centramos demasiado en la fuerza y la explosividad, atributos necesarios pero que nos hacen más rígidos. Siempre que pienso en este binomio Yoga & Artes Marciales se me viene a la mente Rickson Gracie. Su maestro fue Orlando Cani (precursor de la bioginástica), al que tuvimos el honor de hacer una entrevista en Fightlosophy.

Unir disciplinas, las transferencias entre artes y una espiritualidad bien construida y sana son elementos indispensables e indisolubles dentro del camino de las artes marciales. Si quieres salir de tu zona de confort y crecer en diferentes direcciones desde tu centro, apunta a la práctica de esta disciplina, aprenderás mucho más de lo que imaginas de ti y contigo mismo.

Entrada siguiente:
Entrada anterior:
Hay 4 comentarios para este artículo
  1. Pingback: Deporte, crecimiento personal y salud. Eskrima educación. | Orihinal Eskrima & Eskrido.
  2. Pingback: Healthy life, healthy fight. Estilo de vida Eskrima. – Orihinal Eskrima

Deja un comentario