Boxeo olímpico profesional Un antes y un después.

Boxeo olímpico profesional

Un antes y un después.

Si hay un arte que pueda ser tildado de noble, y asentado en la historia de los deportes de contacto este es el boxeo. Su historia, como ya hemos comentado otras veces en nuestro blog, se remonta a los comienzos de la humanidad… luchar con los puños, considerando éstos armas naturales, es algo instintivo y natural. Hay teorías inspiradas un poco en el absurdo que dicen que la forma del puño humano fue una evolución precisa de esta extremidad precisamente porque necesitábamos de armas naturales…

La evolución del arte es voluble, es decir… una vez el deporte llega y se instala en la esencia del movimiento, la prostitución está servida. Por ende y debido a muchos cambios en la historia de la humanidad la trayectoria del pugilato ha tenido sus más y sus menos. Actualmente y siendo tradicionalmente uno de los deportes de contacto más seguidos del mundo, ha perdido quizás un poco de fuelle en pro de otros deportes, sean las MMA un vivo y claro ejemplo de esto que venimos señalando.

Últimamente la noticia y hablando de las recientes olimpiadas es que se planifica que en éstas puedan empezar a competir los Boxeadores profesionales, que hasta ahora tenían vetada la participación en esta competición. La polémica está servida.

El Boxeo aparece en los Juegos Olimpicos modernos allá por el 1896 en Atenas y se incorporó al programa oficial en 1904, San Luis, EEUU. Las categorías de peso y normas a cumplir han ido variando a lo largo de la consecución de diferentes Olimpiadas. A lo largo de las diferentes ediciones de los juegos, la cantidad de categorías fue variando, llegando a haber una cantidad mínima de cinco categorías en Londres 1908 y un máximo de doce entre las ediciones de Los Ángeles 1984 y Sídney 2000. Hasta 1936, las categorías se medían en libras,  a partir de los JJ.OO de Londres 1948, las mismas se empezaron a medir  en kilogramos. Actualmente, el boxeo olímpico masculino tiene un total de diez categorías de peso.

fightlosophy-vintage-women-boxing

Fue en los “anteriores” Juegos Olímpicos de Londres 2012 que hizo su aparición el Boxeo Femenino con tres categorías de peso: mosca (48-51 kilogramos), liviano (57-60 kilogramos) y medio (69-75 kilogramos). Las pugilistas combaten cuatro rounds de dos minutos, por uno de descanso.

Fue precisamente hasta Londres que el Boxeo junto a la Lucha eran los únicos deportes en los que los atletas debían de tener el “estatus” de Amateur. El cambio se produce a partir de Río 2016 debido a un cambio de la nueva reglamentación de la AIBA, dando lugar a que púgiles profesionales con al menos 15 peleas en su curriculum puedan participar en una de las competiciones más importantes y por las que pasaron grandes boxeadores como el mítico Muhammad Ali.

La idea es acercar el Boxeo Olímpico a la profesionalización del deporte. Los motivos principales de estos cambios son la búsqueda de transparencia en la competición en todos los niveles. Una de las primeras modificaciones es la eliminación del casco en competición (se conserva en Boxeo Femenino) ya que diferentes estudios médicos concluyeron  que hay más daños y conmociones cerebrales con el uso del casco que sin él.

El sistema de puntuaciones también se modifica, siendo similar al del boxeo profesional. Todo esto no hace por más que modificar un poco la trayectoria y hacer el deporte más vistoso y atractivo para el gran público. Sin duda todas estas medidas marcarán un antes y un después en el mundo del pugilismo.

 

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario