Entrenamiento físico para artes marciales ¿Es necesario?

Entrenamiento físico para artes marciales

¿Es necesario?

¿Es necesario el entrenamiento físico / deportivo para las artes marciales? Tan sólo se me ocurre una posible respuesta: si te has planteado alguna vez esta cuestión es que no tienes ni idea de qué va la lucha.

Es un asunto que no admite debate. Si durante tu práctica marcial combativa alguna vez alguien te dijo aquello de que sin un entrenamiento físico adecuado podía llegar a ser funcional en una situación de auto-defensa real te mintió descaradamente. Este individuo no sabe donde tiene la cara y posiblemente en el momento que te lo dijo estaba bajo los efectos de una droga llamada “absurdo redomado”.

En este tipo de cuestiones no entro a debatir, suelo poner ejemplos del pasado, de esos que dejan en evidencia las sandeces de estos tiempos de energías a lo Jedi. Todos tenemos en mente la típica imagen de los monjes Shaolin en las montañas, torso desnudo, en mitad de la nieve, haciendo auténticas locuras (bestialidades) para lograr una destreza sin precedentes. OK, no hay que llegar a esos “insanos” extremos. Raparse al cero o romper piedras con la cabeza a lo mejor está sobrevalorado, pero podemos hacernos una idea de la importancia fundamental que daban al trabajo físico estos guerreros desde tiempo inmemoriables.

fightlosophy-shaolin

Otros ejemplos de personas que me gusta recordar son Bruce Lee y Mas Oyama, ambos en el extremo de la “obsesión por ejercitarse”. El Muay Thai como arte es todo un referente en lo que a entrenamiento físico se refiere. Más recientemente las MMA y el BJJ son claros y grandes ejemplos de que para construir una buena estructura centrada en el combate (y aquí está el quid de la cuestión), necesitamos una base física fundamental que nos acompañe a la “hora de la verdad”. Me gustan propuestas como las de Bioginástica, el Yoga dinámico y la meditación como pilares estructurales para nuestro entrenamiento integral.

No se trata de apariencia ni de postureo, no se trata de estética, ni  tan siquiera de lucir como un atleta… se trata en última instancia de supervivencia. Hay que separar el entreno físico específico marcial, del entrenamiento físico “deportivo”. Es decir, no siempre nos va a ayudar a mejorar nuestra habilidad el repetir parámetros técnicos específicos de nuestro arte (se desvirtúa la técnica en sí). Tanto por aspectos fisiológicos determinados, como por efectos psicológicos concretos, vendrá bien apartarnos de nuestra práctica marcial para crear nuevas rutas. Un trabajo físico “out of the box” será de vital importancia en nuestra progresión como artistas marciales.

Hay que empezar a delegar funciones. Para tu práctica de artes marciales tienes a tu maestro. Si quieres un entrenamiento físico de calidad busca a un profesional que aporte soluciones a tus necesidades y demandas. Desde un punto de vista práctico y simplificador no vamos a adornar con tecnicismo algo simple de entender: tienes que trabajar la parte física en las artes marciales o estás muerto.

fightlosophy-mas-oyama

Gran Maestro Mas Oyama

Si estudias con detenimiento lo que le pasa a tu cuerpo bajo una situación de estrés considerable, descubrirás que la capacidad de adaptación / reacción de tu cuerpo, determinada en gran medida por la calidad e intensidad de tu entrenamiento, será definitiva en la resolución del asunto al que te enfrentas. Alguien que está totalmente o parcialmente fuera de forma pero se pone su Kimono (proceso que algunos identifican con “de repente” tener super poderes) para hacer como el que entrena a las “peleitas”, pensando que es infalible aunque no pueda hacer ni una flexión de brazos correctamente, está muy equivocado y de camino desvirtúa el propósito último de su práctica.

No confundamos términos, no se trata de entrenar más, terminar exhaustos y morir en el intento. Esto claramente nos conducirá en la dirección opuesta a nuestro objetivo. Se trata de saber cómo entrenar con cabeza, entender nuestro cuerpo y que todo esto nos ayude a crecer como luchadores. En términos generales estar en forma es tener una ética positiva dentro de tu práctica.

Hablamos de romper clasicismos impuestos desde hace mucho tiempo. Ésto para mi quiere decir dejarse influir por otras artes (que nos llevan muchos años de ventaja), como la danza, la gimnasia, el Yoga… hay que tener una mente lo suficientemente proactiva como para llegar a discernir que el movimiento es la clave de todo.

Entrada siguiente:
Entrada anterior: