¿Esforzarse está sobrevalorado? ¿Nos convencieron?

¿Esforzarse está sobrevalorado?

¿Nos convencieron?

El mundo anda “patasparriba” y las tendencias new age incomodan con respecto a los valores establecidos por unos pocos a los que les ha ido muy bien mintiendo a diestro y siniestro.

Hace nada reflexionaba sobre el tema del esfuerzo. Ok, me dije a mi mismo, escarbemos en el asunto a ver que encuentro. “Nada es imposible, todo se puede”, “No te des por vencido, ni aún vencido”, son frases geniales que resuenan con facilidad... nosotros nos lo hemos creído y mientras, una generación entera de malos perdedores continúan buscando la pócima de la felicidad sumergidos en el trabajo duro.

Vayamos por partes: trabajar duro no es necesario, lo que de veras necesitas es la constancia y la medida de ésta es literalmente incalculable. Las artes marciales se presentan como un claro ejemplo de lo que quiero decir. Constancia por supuesto: conocer los límites, imprescindible.

Nada es imposible“, muy chulo, pero a la mierda… sí que hay cosas que van a ser imposibles, cuanto antes lo admitamos mucho mejor. Si con 40 años pretendes hacer lo mismo que con 19 estás jodido, el asunto está en cómo te adaptas, en cómo cambias y en cómo eres capaz de gestionar tus límites. Para flotar en el agua  no tienes que esforzarte, todo lo contrario, debes relajarte y sobrevivirás.

Si quieres saltar de un edificio sin paracaídas es posible que vueles, pero te vas a matar tras un aterrizaje forzoso. Es bueno rodearte de gente honesta y si te da (por ejemplo) por escribir poesía o hacer el pino-puente sobre tus dedos pulgares cual monje shaolin y te estás dejando la vida en ello (sin ir a ningún sitio), sería interesante que alguien (amigo o enemigo) te lo diga, por tu bien y el de la humanidad.

1450-3Sería mejor focalizar la energía y crecer en asuntos como la aceptación y decir: OK, tengo el cuello jodido y no puedo hacer grappling de momento (al nivel que yo quisiera), pues busca una fuga a esa posible frustración y canaliza esa energía en algo que te haga crecer, que sea productivo (dato biográfico sin importancia). Si algo no es posible, no pasa nada, acéptalo y a otra cosa mariposa. Buscar y centrarnos en lo que se nos da bien es sinónimo de madurez emocional, quedarte enquistado en no lograr algo y seguir intentándolo hasta el infinito y más allá, no es precisamente un buen negocio.

El esfuerzo está sobrevalorado, observa: el mundo está lleno de gente esforzándose en hacer cosas para las que no valen.  Lo que quieres y lo que eres capaz de hacer a veces (muchas de ellas) toman direcciones opuestas, pues bien, habrá que gestionarlo. El cambio es lo único permanente,  las artes marciales deberían enseñarte esto, son su base. La vida es lucha, cambio, búsqueda de objetivos que no se alcanzan y de paso vas logrando cosas… ya lo dice la frase: “la vida es eso que pasa mientras tú te afanas en lo contrario“.

El mundo está tan loco que cuando logras algún éxito de manera relativamente fácil está mal visto. Pero ¿de qué va esto? Si aprendes una nueva técnica de artes marciales y eres capaz de hacerla perfecta ¿es mejor o peor que tener que repetirla mil veces y que aun no te salga? No seamos absurdos, si puedo ganar X más haciendo X menos no es que sea un vago, es que priorizo mi energía en lo que realmente importa, busco la economía del movimiento. Si puedo terminar una pelea de un golpe, lo haré, ese es mi objetivo. Aunque para el resto del mundo sea absurdo, esa debería ser tu finalidad: Simple, directo y efectivo.

La simplicidad, una vez más, vuelve a la carga. Claro que hay que caminar para avanzar, pero cuando caminas y te das demasiadas veces con ese muro que se interpone en tu trayectoria, sería importante decidir cambiar de estrategia y priorizar objetivos. Dejar cosas sin hacer está bien, lo que no está bien y lo que realmente importa es que si caes, te levantas, de la forma más simple. Ya lo decía el gran Maestro Helio Gracie, en BJJ, como en la vida misma: “unas veces se gana y otras se aprende” y no siempre tiene que ser difícil.

Lo dijo Enrique Bunbury en aquella mítica canción: “todo arde si le aplicas la chispa adecuada“, ahí está la energía en buscar ese punto.

Entrada siguiente:
Entrada anterior:
Hay 1 comentario para este artículo
  1. Morthred Dankworth at 5:49 am

    Muy cierto, hay ideas sobrevaloradas, basadas en un falso heroísmo y que alimentan una falsa imagen. Lo importante está en otro lugar.

Deja un comentario