Estrés, tips para combatirlo. Artes Marciales como herramienta para combatir el estrés.

Estrés, tips para combatirlo.

Artes Marciales como herramienta para combatir el estrés.

En esta entrada vamos a hablar sobre la necesidad de gestionar el estrés dando algunas herramientas que iremos desarrollando de forma simple y accesible.

Si hay algo que considero importante en todo proceso de entrenamiento que corresponda a una visión combativa de las artes marciales es no perder el foco de la realidad, esa que nos saca de nuestra zona de confort (nos estresa).

Hoy día una de las herramientas básicas necesarias, para poder llevar una vida un tanto más sana, es la capacidad de gestionar el estrés. En Fightlosophy os vamos a contar unos cuanto “trucos” para mejorar esta aptitud.

Partamos de la base de que lo más importante es aprender a reconocer el estrés. Los síntomas incluyen manifestaciones físicas, mentales y sociales. Hablamos de agotamiento, dolores de cabeza, depresión, insomnio, aumento/perdida del apetito…

Rendimos menos en nuestros entrenamiento, no podemos concentrarnos, la desgana nos gana la partida. El sentimiento de frustración acompaña al estrés y como consecuencia de esto, muchas personas se refugian en tipos de conductas “destructivas” que no hacen más que empeorar la situación.

Fightlosophy sin estrés

En Fightlosophy lo primero que os recomendamos es que si el estrés ha llegado a estos niveles de afectación busquéis ayuda profesional. Ellos están para reconocer desde fuera aquello que nosotros no podemos ver en nuestro interior.

Gestionar el estrés puede ser definido como la capacidad de mantener el propio control cuando las situaciones, las personas y los hechos nos demandan más de lo que somos capaces de soportar (consciente o inconscientemente).

¿Qué podemos hacer para, en un primer momento, administrar un poco mejor nuestro estrés? Hay diferentes tipos de estrategias que pueden mitigar un poco los efectos de éste minimizando el impacto inicial:

  • Centra tu atención en lo que depende de ti: Observa si hay algo que puedes cambiar de la situación. Esto se reproducirá a nivel tangible en tus sesiones de sparring. En combate es cuando más debemos/podemos templar nuestros impulsos.
  • Aprende alguna técnica de relajación: Meditación, Yoga, Respiración… Son métodos que han demostrado ser muy efectivas incluso a nivel de fuerzas especiales. La respiración táctica (bajar pulsaciones) es un ejemplo de ello.
  • Date a ti mismo un descanso, aunque sea por un rato pequeño al día, desconecta de todo haciendo lo que más te gusta. Entrenar artes marciales, combate… haz sparring hasta no poder más. Otra herramienta que considero fundamental: ve cerca de la naturaleza.
  • Ponte metas realistas. No intentes hacerlo todo al mismo tiempo o no quieras hacer tanto cada día. Poco pero bien hecho es mejor.
  • Observa qué te estresa. Intenta cambiar conscientemente tu forma de reaccionar ante ello. Reconocer qué es lo que te hace daño es un gran paso para cambiarlo. Esa retroalimentación logra que tu cuerpo vaya autoregulando ese estrés.
  • En la medida de lo posible evita esas situaciones incómodas que te afectan tanto.
  • Una de las grandes cosas básicas, una acción (casi siempre olvidada): Ayuda a los demás. Esto puede ayudarte a alejarte de tí mismo cuando lo necesites.
  • Duerme lo suficiente. Esta es una norma que muchos olvidamos. Si no tienes tiempo búscalo!
  • Sé positivo. Es complicado lo sé, pero no imposible.
  • Relativiza las cosas, no des importancia a las cosas pequeñas. Prioriza las cosas que verdaderamente te importan. Cuando el estrés te abrume cambia de marcha y respira.
  • El alcohol o las drogas enmascaran el estrés. Éste se queda ahí contigo esperando otra oportunidad para atacarte. Haz lo que veas conveniente, pero recuerda que mirar hacia otro lado no soluciona nada.

Sin duda, la capacidad de gestionar el estrés no es un asunto fácil. Recordad, estas son medidas de autogestión, algo así como unos “primeros auxilios”. No me cansaré de decirlo: es muy importante buscar ayuda profesional.

José Díaz Jiménez

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario