Valor para la batalla.

Valor para la batalla.

Hay una característica que considero puede ser desarrollada con el tiempo, un entreno adecuado y una guía determinada. Eso que tanto puede costar desarrollar a unos, otros lo tienen de fábrica y es el valor en la batalla.

Todos nos quedamos perplejos cuando en uno de los últimos UFC, Nate Díaz vencía a McGregro con muy poco tiempo para prepararse la pelea, simplemente aceptó el enfrentamiento y lo resolvió como sólo los grandes saben hacer. Ahora se ha repetido la misma historia, un tanto histriónica (por motivos bien diferentes), en este último UFC 200 (donde participa Enrique “Wasabi”, primer Español en hacerlo en tiempos modernos).

Jon Jones ha resultado dar positivo de nuevo ante sustancias prohibidas para poder pelear. Para su sustitución han contado a última hora con Anderson Silva que según ha declarado lleva meses sin entrenar. Este luchador Brasileño de 41 años, carismático donde los haya, dice saberse preparado para el enfrentamiento y pasar un buen rato. Desde un punto de vista de humildad que lo honra, ha declarado que no subestima ni a su contrincante ni a la oportunidad ofrecida, dice ser una gran oportunidad para retarse a él mismo.

El valor se afila en la batalla. Trascendiendo el deporte la capacidad de reinventarse y afrontar los retos supone la gran diferencia entre lo estrictamente aprendido y lo que viene de fábrica. Decían los Espartanos que lo contrario al miedo era el amor … y cuando algo supone una pasión, como lo es la lucha para mucho de nosotros, damos un paso adelante donde otros saldrían corriendo.

Fightlosophy UFC

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario