James J. Braddock ” Cinderella Man” Parte 2.

James J. Braddock ” Cinderella Man” Parte 2.

Segunda parte de la Biografía de James J. Braddock ” Cinderella Man”…

Desde que la pelea empezó a fraguarse e intuyendo que buscaban un rival “fácil”, los entendidos del mundo del boxeo advirtieron a James de lo desequilibrado del combate. Baer era un luchador mucho más grande y en esos momentos era considerado como uno de los peleadores más peligrosos, acababa de ser procesado por homicidio tras asesinar sobre el cuadrilátero a uno de sus contrincantes propinándole una paliaza, aunque fue absuelto de todos los cargos. Mae, la esposa de James, estaba especialmente preocupada ya que no quería perder a su marido en un combate de boxeo. Braddock decidió seguir adelante como el gran luchador que había demostrado ser.

El 13 de junio de 1935 tuvo lugar el combate Braddock-Baer ante una multitud de 35.000 aficionados que se dieron cita en el Madison Square Garden … quizás las necesidades que pasaba y las ganas de sacar a su familia de donde se encontraba le dio todas las fuerzas a nuestro protagonista en un combate irrepetible que se prolongó hasta los quince asaltos. Braddock, haciendo gala de su coraje aguantó y finalmente los jueces le dieron el título por decisión unánime, tomando en consideración el descuento de puntos efectuado al campeón Baer por arrojar golpes no reglamentarios.

El combate se convirtió en todo un símbolo de como a pesar de vivir en un mundo desesperado y lleno de miseria, los más desfavorecidos intentan siempre sobrevivir con dignidad y en algunos casos, no sólo eso sino que se convierten en los más grandes. El apodo que el cronista Damon Runyon le puso a Braddock tras esta épica pelea no pudo ser más acertado ya que pasó de la miseria más extrema al mayor de los triunfos, lo que recordaba bastante al clásico cuento de la Cenicienta. De ahí su apodo “Cinderella Man”.

Braddock sufrió problemas en sus manos después de bastantes lesiones y en 1936 su defensa del título en el Madison Square Garden contra el alemán Max Schmeling tuvo que ser cancelada. Cuando estuvo preparado para luchar, Braddock, tenía ya 32 años, escogió defender su título contra la estrella del momento, de 23 tan solo años Joe Louis. Dándose cuenta de que Louis sería el favorito y haciendo gala de ser un astuto hombre de negocios, Braddock negoció un acuerdo a través del cual él recibiría el 10% de las futuras ganancias de Louis en los siguientes diez años. Braddock tumbó a Louis en el primer asalto, pero Louis se recobró y dominó el combate ganando por parada en el octavo asalto, mucho tiempo después, el gran Joe Louis reconoció que Braddock fue uno de los boxeadores más valientes a los que se había enfrentado jamás.

En 1938, volvió a sorprender a todos tras imponerse a Tommy Farr, por lo que volvió a dar opciones para optar al título de Campeón del mundo. Sin embargo, decidió retirarse alegando a los medios de comunicación que el motivo de esta decisión no era otro que su familia.

James_J._Braddock_1Después de que se retirara, Jim se alistó al Ejército de Estados Unidos en 1942 donde se convirtió en Teniente Primero. Antes de que terminara la guerra, Jim sirvió en la isla de Saipan. A su regreso ayudó a construir el puente Verrazano y trabajó como proveedor de equipos marinos, generadores y equipos de soldadura. Jim y su esposa Mae tuvieron tres hijos, Jay, Howard y Rosemarie ( esta última a modo de anecdota, salió en la película “Cinderela Man”, haciendo un papel extraordinario como la vecina Sara Wilson).

El 29 de noviembre de 1974, después de ochenta y cinco peleas, con cincuenta y una victorias, James J. Braddock murió en su casa placidamente mientras dormía. Mae Braddock siguió viviendo en su casa de North Bergen durante muchos años antes de trasladarse a Whiting, Nueva Jersey, donde falleció en 1985. Braddock fue incluido en el the Ring Boxing Hall of Fame en 1964, el Hudson County Hall of Fame en 1991 y en el International Boxing Hall of Fame en 2001. Un parque en la ciudad de North Bergen, Nueva Jersey, lleva su nombre en honor suyo.

Sin duda “Cinderela Man” tuvo una vida digna de ser contada, digna de todo un campeón que supo luchar fuera y dentro del Ring para dar lo mejor de si mismo a su familia … Historias así hacen que en Fightlosophy nos sintamos orgullosos de formar parte de esta cultura, de esta ciencia de la vida que es la Lucha.

783px-FourChamps

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario