Respiración Táctica. Ejercicio práctico. Volver al control en situación de combate.

Respiración Táctica. Ejercicio práctico.

Volver al control en situación de combate.

Hoy vamos a tratar la “respiración táctica” que es una de las facetas más importantes con respecto a gestión del estrés en situación combativa. Os  proponemos un ejercicio práctico.

La fisiología del combate puede ser resumida como un conjunto de reacciones mecánicas que se producen en nuestro cuerpo ante una situación de estrés. Sobrevivir es una concepto muy amplio. A veces se trata tan sólo de dar un salto para esquivar un coche, otras enfrentarnos a algún tipo de agresión.

La  reacción más típica en este tipo de situaciones es la pérdida del control de nuestra respiración. Esto ocasiona “trastornos físicos” que nos conducen a la fatiga y a no poder gestionar con eficiencia la situación en la que nos encontramos.

La respiración es uno de los pilares fundamentales de artes tan antiguas como el Yoga y las artes marciales. Debido al tipo de vida que hemos adoptado, la respiración se ha vuelto una asignatura pendiente. Si analizamos la mecánica implicada en el proceso de respiración veremos que se trata de algo tan fundamental como que podremos sobrevivir varios días sin comer absolutamente nada, pero sin respirar podremos estar tan sólo unos pocos minutos.

La respiración tiene tanto un mecanismo de control involuntario como voluntario. Ésta puede cambiar de ser pilotada conscientemente a funcionar en “piloto automático”.

Fightlosophy breathe RESPIRAR

Respirar es un proceso vital

La respiración táctica es la versión moderna de lo que venimos hablando con respecto al estudio de Pranayama en Yoga. Las fuerzas militares de élite se dieron cuenta de la necesidad de poner bajo observación las situaciones de estrés combativas. La primera vez que escuché hablar de este concepto fue en un libro que merece ser estudiado: “Sobre el combate” de Lieutenant Colonel Dave Grossman.

Ante una situación real, el cuerpo entra en una fase de alerta en la que los procesos vitales toman el mando del sistema. La gestión de la respiración en este tipo de situaciones se vuelve vital. Bajar las pulsaciones es la primera barrera sobre la que trabajar. Encontrar el equilibrio entres respiración y gestión del estrés en esos momentos es muy importante.

En Fightlosophy os proponemos un ejercicio simple de respiración usado por las fuerzas de élite Navy Seals, en concreto por los francotiradores, que dentro de la élite son los que más arriba se encuentran.

El combate, simplificando mucho, puede ser resumido como la gestión de la situación a la que nos enfrentamos. Da igual si estás en una situación realmente peligrosa o estás en una competición (te pones nervioso). Esta técnica te ayudará a volver a ti mismo, calmarte y poder focalizarte en lo que realmente importa: Funcionar como tú ya sabes pero bajo presión.

Navy SEALs Training

Navy SEALs entrenando (son fuerzas de élite anfibias).

Respiración Táctica, ejercicio “box breathing”:

Para comenzar la práctica, expulsamos todo el aire del pecho. Mantén los pulmones vacíos. Luego, realiza la inhalación a través de la nariz contando cuatro (lento). Mantén el aire en los pulmones y mantenlo ahí otra cuenta de cuatro. Cuando contenga la respiración, no la sujetes ni crees una “contrapresión”. Más bien, mantén una sensación amplia y abierta, aunque no estés inhalando.

Cuando estés listo, suelta la presión y exhala suavemente por la nariz contando cuatro una vez más. Empieza de nuevo. Este es el circuito llamado “la caja de respiración”. De esta forma logramos bajar las pulsaciones conscientemente. Regresamos así a un estado donde poder gestionar a nivel fino nuestras reacciones.

Os recomiendo repetir este ciclo durante, al menos, cinco minutos y así obtener un efecto completo. El mejor enfoque es hacer una sesión de 10 a 20 minutos al día. Luego haz un par de “simulacros” de uno o dos minutos ante situaciones de estrés que se presenten en tu día.

Este ejercicio de respiración tiene un efecto neutro. No va a ponerte en un estado relajado nivel “soñoliento”. Pero sí te hará poder estar alerta y listo para la acción.

Puede que ahora seas un poco más consciente de la importancia de la respiración en tu día a día. Para terminar una frase que viene al caso sobre la respiración del gran Stephen King: “Así es como seguimos adelante: un día por vez, una comida por vez, un dolor por vez, una respiración por vez.”

José Díaz Jiménez

Entrada siguiente:
Entrada anterior: