Técnica vs. Fuerza ¿Es cierto que la técnica lo conquista todo?

Técnica vs. Fuerza

¿Es cierto que la técnica lo conquista todo?

Todos sabemos que las artes marciales están llenas de mitos y leyendas. Existe esa historia que todos repiten de “usar la fuerza del contrario” y “la técnica lo conquista todo”. Hasta donde yo sé, ambas afirmaciones son muy reales, son de esas cosas que partiendo de la lógica no cabe discutir. Eso sí, nada es tan fantástico ni romántico como nos lo cuentan ciertas escuelas, tendencias y fantasías maquiabélicas con respecto a sistemas de lucha que basan su eficiencia en la fantasía más retorcida.

Tanto si hablamos de deporte, como si nos nos fijamos en lo que viene a ser un enfrentamiento real, centrarnos en teorías de gimnasio no nos va a salvar la vida. Debemos tener las cosas bien claras. Todos hemos hecho un sparring con alguien que tiene ese tipo de fuerza “sobrenatural” que aprendiendo dos cosas y media ya se vuelve del todo intratable. Todos tenemos ese compi pequeñajo y nervioso cual “rabo de lagartija” que se escurre como un pez debajo del agua. A la ecuación le añadimos el factor sorpresa y empezamos a tener que definir qué es exactamente fuerza y qué es exactamente técnica.

Los tiempos han cambiado, todo el mundo está muy relacionado con el mundo de las peleas (quien más quien menos ha escuchado hablar del UFC, las MMA …), han visto muchas películas y no es como cuando antes sabías algo de artes marciales te ponías en la posición del “cuervo loco” y la gente se cagaba de miedo. Hoy en día te querrán pegar con más saña. Ante esta situación hay que subirse al carro del cambio y al mismo tiempo (una vez más) mirar cómo entrenaban los antiguos.

Así que si metemos en la cocktelera de la funcionalidad todos estos ingredientes y hablamos con honestidad, podemos llegar a afirmar que sin duda la técnica es fundamental, pero un acondicionamiento físico sobre el que sustentarla también. Es como un paracaídas, sin un buen anclaje, no sirve absolutamente de nada.

En situaciones de estrés profundo en el que debemos gestionar mil cosas en poco tiempo, nuestro cuerpo reaccionará cual animal en peligro de extinción, y si no tenemos una condición física medio aceptable, el bajonazo será inminente y monumental. También es cierto que la motricidad fina se irá al carajo, por lo que una técnica muy trabajada en plan “piloto automático” será fundamental para la supervivencia.

Esto de los Ninjas capaces de vencer a tipos 10 veces más grandes que ellos con un dedo meñique es puro romanticismo chirriante de películas de serie B. En definitiva, si no te gusta la parte física de la lucha no podrás luchar con un mínimo de decencia y tu honor se verá mancillado hasta la eternidad y más allá.

funny-street-sign-ninja

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario