Van Gogh y el arte japones

Van Gogh y el arte japones

Al pintor Vincent Van Gogh le fascinaba el arte japonés, en una de las cartas a su hermano Theo escribió:

“Envidio a los japoneses por la increíble claridad de la que están impregnados todos sus trabajos. Nunca resultan aburridos ni hacen el efecto de haberlos realizado deprisa… Su estilo es tan sencillo como respirar. Son capaces de hacer una figura con solo unos pocos trazos seguros, que hace que parezca tan fácil como abrocharse el chaleco.”

En otra de ellas:

“…el arte japonés es algo así como los primitivos, como los griegos, como nuestros antiguos holandeses, Rembrandt, Potter, Hals, V. d. Meer, Ostade, Ruysdaël. Esto no se acaba.”

van-gogh-japonismo

En la época en la que Van Gogh entró en contacto con los impresionistas en Paris, copiaba estampas japonesas y se convirtió en el artista europeo mas influenciado por el país nipón. Al principio copiaba sobre todo las litografias de Utagawa Hiroshige. Hiroshige era un maestro de pintura japonés, que antes de dedicarse por completo al arte, era un bombero del shogunato Tokugawa, un cargo heredado de su padre por ser de casta Samurai.

Cuando Van Gogh se trasladó al sur de Francia, le escribió a su hermana en una carta esto:

“Aquí no me hace falta para nada el arte japonés, porque me imagino estar en el Japón y nada más necesito abrir los ojos y ver lo que tengo delante.”

Es la primera vez que me atrevo a escribir algo sobre arte, me hubiera sido mas fácil escribir algo sobre el trastorno psicótico que sufría Van Gogh, su sífilis de prostibulo, o cualquier otra cosa mas morbosa, pero eso no me interesa ahora.

Aunque yo tengo grabado en la cabeza que explicar el arte con palabras es hacer el papel de un tonto, me ha llamado la atención descubrir esto de Van Gogh y como ha venido a visitarme. Yo no se, si a ti te pasa, pero a mi el arte y el diseño japonés me fascina. Los japoneses tienen una condición especial, en el como hacer, Si quieres, puedes tan solo fijarte, en como esta hecho un kimono de judo Mizuno, o un manillar de bicicletas Nitto, o un pantalón vaquero made in japan, o simplemente, un cartel de cine. En cualquiera de ellos se puede distinguir el gusto y el mimo, de cuando algo es tocado por manos japonesas.

No se si te has fijado, en los carteles de las películas de cine japoneses, pero a mi es algo que me llamó la atención en su momento, porque son distintos a los de aquí.

¿Qué cartel te gusta más? ¿Qué cartel crees que le hubiera gustado mas a Van Gogh?

pulp-fiction-japanese-cartelcartel-pulp-fiction

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario