5 cosas por las que todo hombre debería practicar Artes Marciales.

5 cosas por las que todo hombre debería practicar Artes Marciales.

Hay cosas que todo hombre tendría que aprender y las Artes Marciales están muy arriba en la lista de cosas que hacer a lo largo de nuestra existencia. No es cuestión de ser más macho que los que no entrenan, no se trata de aparentar ser un broncas, se trata de ser una versión actualizada 3.0 de nosotros mismos. Repetimos mucho en Fightlosophy: “Si todo el mundo lucha por algo,¿porqué no aprender a luchar?”. A parte de aprender a patear culos las Artes Marciales sirven para mucho más, aquí os dejamos alguna razones:

1. Aprenderás a luchar.

Si hay un instinto primario que nos hace hombres, es nuestra inclinación hacia el aspecto físico de la vida. Cuando un conflicto entre dos hombres adultos sube de tono, la posibilidad de una confrontación física está más que presente. Es obvio, será el último recurso, pero la testosterona a veces nos juega una mala pasada. Estar preparado para esta posibilidad no es sólo práctico, sino que también te pone en un contacto más estrecho con tu energía masculina.

2. Aumentas la confianza.

Esto vendrá por el resultado directo de saber cómo luchar. Cuando aprendes, en el fondo de tu mente sabes que estás preparado para defenderte si la cosa se pone fea. Esta confianza es real y muy beneficiosa para nuestra estado de ánimo, no tiene nada que ver con el ego de machito peleón, pero sí con el de un hombre tranquilo que sabe hacer frente al conflicto.

3. Desafía tu constancia.

Si habéis entrenado en serio sabréis a que me refiero. Luchar hasta la extenuación es algo muy común, empujar nuestro límites forma parte del juego y aunque en ocasiones no podemos con nuestra alma, vamos e intentamos dar lo mejor de nosotros mismo en nuestra práctica. Sin darnos cuenta estamos forjando un carácter de constancia que en pocas otras actividades podremos desarrollar. Esto va muy relacionado con madurar.

4. Mejorará tu nivel de acondicionamiento.

Lanzar golpes y patadas o luchar durante largos períodos de tiempo. Simplemente no hay nada que pueda igualar este tipo de entrenamiento físico. Prueba una clase de Muay Thai de dos horas o un entreno de BJJ en la que hagas la sparring de 8 minutos. Al final de cada clase estarás completamente exhausto y tirado sobre el tatami como un trapo, eso seguro. Si bien es cierto que no se puede construir la misma cantidad de músculo en comparación con el levantamiento de pesas, no hay manera más eficiente de empujar tu cuerpo al límite que como lo hacen las artes marciales.

5. Ampliará tu zona de confort.

A pesar de que el ambiente en las academias suele ser inmejorable, si llegas con un ego que no entra por la puerta, no serás recibido con flores y besos. Los veteranos olerán tus aires de superioridad y se encargarán de bajarte los humos. Hay tanto que aprender que al principio es abrumador . Directamente al poner un pie en el tatami te estás alejando de tu “comodidad programada”, si continúas y cuidas tu lugar en la “tribu”, tu zona de confort crecerá sin remedio.

Bonus: aunque en principio alguna de ellas lo niegue, las mujeres te considerarán más atractivo y un “tipo duro”, eso de saber / poder defenderlas les gustará sin ningún tipo de dudas!.

A estas alturas debería ya estar claro que es casi un deber para cualquier hombre inscribirse en un gimnasio de artes marciales. Brazilian Jiu Jitsu, Muay Thai, Boxeo, MMA (Artes MArciales Mixtas) son opciones que recomendamos como trabajo físico implícito en su práctica. Ya estás tardando.

419907

 

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario