7 teorías de por qué guerreamos los humanos.

7 teorías de por qué guerreamos los humanos.

Es una asunto que nos parece interesante y es que pensamos que la violencia o mejor dicho la mala gestión de esta ha hecho que se haya implantado en nuestra sociedad actual. Las guerras desde siempre han formado parte de la historia del ser humano. Nuestro mundo es como es, estamos como estamos y tenemos lo que tenemos por las guerras y por los cientos de hombres que dieron sus vidas para proteger libertades y derechos de los que hoy en día disfrutamos. Evidentemente las guerras no son algo deseable, no son algo de lo que aprender más que la supervivencia del ser humanos es algo demasiado extraño como para en unas pocas líneas podamos llegar a entenderlo. En Fightlosohpy hemos intentado rescatar algunas teorías que son simples pero que quizás nos hagan entender algo la conducta que en general todos tenemos. Intentaremos encontrar algunas claves:

1.”Macho Guerrero”.

Teoría formulada por un grupo de psicólogos evolucionistas, explican que los hombres se convirtieron en seres violentos para asegurarse el acceso a los recursos y a las mujeres. Aprendieron a formar coaliciones; cuanto más poderosa eran los lazos de unión, más posibilidades tenían sus miembros de transferir sus genes a las futuras generaciones. Por una cuestión genética la prole heredaba la predilección por la violencia y la formación de grupos específicos que hacían la guerra. Dentro de esta teoría también existe la corriente que cree que somos herederos del carácter de nuestros antepasados homínidos, como ejemplo tenemos a los chimpancés.

2. Depredación.

A diferencia de los que creen que el deseo de guerrear es una característica innata, la ensayista y activista estadounidense Barbara Ehrenreich opina que la raíz de este comportamiento violento está en el miedo de nuestros antepasados a animales que eran depredadores más eficientes. Con la evolución los humanos aprendieron a construir instrumentos de guerra (armas) y ritualizarían todo el proceso. Esto explicaría por qué muchas personas no sienten inclinación natural por la guerra y por qué para convertirse en guerrero se requiere entrenamiento e iniciación.

3. Control por ilusión.

Siempre que hay un conflicto hay partidarios de las armas y partidarios de la negociación. Por norma general ganan los primeros porque sus estrategias, sus promesas y los valores que infunden en el resto del grupo una falsa ilusión. Una de estas ilusiones es que los destinados a ganar son los más listos y los que tienen más talento. Otra ilusión es la de creer que se tiene la capacidad de control de la situación: solemos exagerar la influencia que tenemos sobre los cosas, aunque en realidad las consecuencias de nuestras acciones se determinen por muchos factores, algunos, muchos que no dependen de nosotros.

4. Sobrepoblación.

Esta hipótesis se basa en el economista británico Thomas Malthus. Pensaba que los problemas sociales se deben a las fuerzas naturales. La población del planeta crece más rápidamente de lo que se desarrolla la producción de alimentos, y para equilibrar la situación la naturaleza crea hambrunas, enfermedades y como consecuencia guerras. Según esta teoría, no podremos evitar las guerras hasta que no controlemos el aumento de la población.

5. Pensamiento de grupo.

Esta teoría bien podría combinar la ‘teoría del macho guerrero’ con la de control por ilusión. En tiempos de crisis, cuando una sociedad se siente amenazada por diferentes factores, los humanos fácilmente llegan a pensar en términos de ‘nosotros contra ellos’ como podemos ver en el resurgimiento de los partidos de extrema derecha por toda europa o los casos de terrorismo islamista. En este caso suelen oprimirse opiniones alternativas y más moderadas, para consolidarse y desarrollar un plan unánime de acciones mucho más agresivas.

6. Guerras – Política.

Son muchos los que creen que hay unos cuantos grupos poderosos que lo controlan todo y que en consonancia con sus intereses recurren a las guerras como métodos de control y negociación.El modelo no llega a considerar la guerra como el fracaso de la diplomacia, sino su continuación, ya que las negociaciones continúan durante la guerra. Ésta se acaba cuando se llega a un acuerdo.

7. Gestión del miedo.

Los seres humanos al tener consciencia, necesitamos creer en algo que sobrevivirá tras nuestra muerte. La fe otorgada por la religión no permite aliviar ese miedo ya que muchos no creen en nada. Sin embargo las amenazas a un grupo provocan que sus miembros deseen proteger su cultura, sus raíces pudiendo llegar a pagar el precio de su propia muerte, porque más allá de creencias, la cultura puede sobrevivirnos cuando no estemos.

tumblr_static_wpid-a-vietnam-war

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario