Cómo motivarte ( parte 1)

Cómo motivarte ( parte 1)

Aunque nos apasione la Lucha y no paremos incluso de soñar con ella, tenemos que reconocer que levantarse del sofá, hacer la mochila e ir a entrenar a veces cuesta horrores. Son cosas que tiene esta vida construida desde el sedentarismo, a veces también influye la desmotivación por como están marchando los entrenos, alguna lesión que no termina de curarse o la pareja que nos chantajea para que nos quedemos en casa. Ok en Fightlosophy os traemos unas cuantas claves que posiblemente os ayuden a vencer esa desidia y os anime a continuar queriendo patear culos en clase:

1) Encuentra un razón. 

Sería importante que te marcaras algún tipo de meta dentro de tu entrenamiento, puede ser aprender a defenderte, bajar un poco de peso, estar más en forma, mejorar la salud y el estado de ánimo, lograr el preciado cinturón negro o simplemente tener un gurpo de amigos con los que evadirte del resto del mundo … busca algún motivo que de veras te empuje a continuar y recuérdalo cada vez que decidas tirar la toalla.

2) No veas nunca el entreno como un castigo.

Hay veces que forzamos la máquinaria y aun sin ganas o un tanto lesionados nos obligamos a ir. Otras veces es la presión del grupo la que hace que vayamos a clase aunque por cualquier tema no te encuentres lo suficientemente fuerte para afrontar un entreno duro, ok … no pasa nada, no vayas ese día ( o ve con la idea de practicar suave o incluso quedarte mirando la clase), disfruta de la vida y al siguiente día regresa con más ganas, más vale perder una clase puntualmente, que ir, lesionarte y perderte muchas más. Entreno nunca tiene que ser igual a “castigo”… sobre todo cuida tu actitud cuando creas que llevas tiempo sin aparentemente mejorar, relájate y disfruta del camino, todo llega.

3) Hazlo accesible.

Si cuando comienzas a entrenar por primera vez te marcas metas muy grandes, puede que te sobrevenga la frustración, en vez de, por ejemplo, querer lograr el cinturón negro en el menor tiempo posible, divide tus sueños en pequeñas metas muchos más accesibles, ve paso a paso y sé consciente del momento que vives porque ya no se repetirá. Se supone que la práctica tiene que ser divertida o producir cierto tipo de beneficio, si entramos en una rutina que no nos da ninguna de estas sensaciones, es hora de cambiar radicalmente de perspectiva.

4) Quédate al menos una semana.

Todos tenemos en la cabeza esa primera vez que llegamos a una nueva Academia y te cómo te usan cual trapo para limpiar el tatami, ok … es justo ahí donde está el filtro y donde nos hacemos fuerte … la mayoría avandona la práctica demasiado pronto como para ni tan siquiera entender que está pasando, así que si eres nuevo lucha por quedarte ( nunca te arrepentrás de ese tipo de decisiones) y si ya eres veterano … ¡¡¡¡ no limpies el tatami con los novatos, no hay nada que demostrar !!!!

5) Premiate a ti mismo.

Sí, tal cual, porque nadie dijo que fuese fácil el camino y porque no siempre la gente valora nuestros esfuerzos. Nosotros somos responsables de nuestros tropezones, pero también de nuestras victorias, quererse un poquito es fundamental, así que el día que logras pasar una guardia impasable, que logras encadenar esa serie de golpes que siempre quisiste hacer funcionar, que te promocionan de cinturón o que simplemente te sentiste genial después de clase, celébralo como quieras, pero celébralo.

Screen-shot-2012-07-24-at-6.31.19-PM1

(continuará…)

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario