Cosas que tu instructor no siempre te dirá.

Cosas que tu instructor no siempre te dirá.

La imagen del profesor de Artes Marciales está muy infravalorada por el “gran público”. Ponerte delante de un grupo de personas a las que enseñar un Arte de Lucha te llevará mucho más tiempo que estudiar cualquier carrera universitaria que exista hoy día. Es toda una responsabilidad. Los profesores son humanos, igual que tú y que yo … muchas veces tienen sus problemas, están de mal humor o simplemente y puntualmente no tienen ganas de enseñar, luchar, aprender o aguantar al típico gracioso, pesado o aburrido.

Fightlosophy ha preguntado a unos cuantos profesores de diferentes Artes Marciales y deportes de contacto ( mantendremos anonimato) para saber qué no le dirían a un alumno directamente. El alumno tiene derechos, pero también tiene deberes. Esta entrada pretende arrojar cierta luz a todo esto desde una perspectiva que no siempre es la más habitual:

1) “Si le pregunto por su experiencia anterior en Artes Marciales a un nuevo alumno pienso: por favor sé conciso, en realidad no tengo ganas de escuchar todo lo que has hecho, solo quiero ver lo fanfarrón que puedes llegar a ser o por otro lado lo humilde que eres. Entra en clase, en el tatami se ve todo sin palabras … aprende y ten una buena actitud“.

2) “No me gusta enseñar lo mismo una y otra vez, sobre todo si hay nuevos en clase. Aunque soy  profesional y es cierto que la repetición perfecta hace la técnica perfecta. A veces es aburrido, lo sé, no me mires con cara de ‘otra vez esto’ , no hay otro camino. Cuando enseño por millonésima vez la misma técnica mi mente está puesta en que así perfecciono mi base, aun queda mucho camino por recorrer”.

3) “Estoy aquí enseñando por mi dedicación, el esfuerzo, las horas dedicadas al entrenamiento, las lesiones, los miles de euros en viajes, en equipo, clases y seminarios. Estoy aquí por haberme levantado mil veces después de haber caido otras mil. Así que amigo; no creas que para tí será más fácil, sigue el ejemplo, estas son lecciones de vida que no te queda más remedio que aprender por ti mismo“.

21336516464) “Si les digo vamos lento, es ir lento. Si no lo hacen me enfado. Entiendo que hasta cierto punto el cuerpo no está capacitado para relajarse cuando se enfrenta a una “batalla física”. Pero también sé cuando pueden relajarse y simplemente no quieren. Entonces y en proporción a la ofensa me encargaré de dejarle claro que esa no es la acitud correcta y sea a gopes, sumisiones, con palabras o simplemente ignorándolo lo pondré en su sitio“.

5) “Si haces preguntas inteligentes, posiblemente captes mi atención, me indica que de veras quieres aprender. Hacer preguntas tontas, llamar la atención porque sí o hacerte el gracioso en clase puede que te aleje del grupo de “los favoritos“.

6) “Si estoy enseñando algo, me molesta mucho que a la hora de practicar se pongan a charlar de su vida o por no haber prestado atención estén haciendo algo totalmente diferente a lo planificado. Entorpecer la clase no es bueno, muchos de nosotros enseñamos por pasión ( los beneficios economicos no sueñen ser altos), así que valoro mucho que no me hagan perder mi tiempo“.

7) ” Por favor, que no enseñen lo que no saben aun al menos que yo les de permiso … esto me saca de mis casillas especialmente. Muchas veces creen saber algo y en realidad lo que están es rizando el rizo. El entender una técnica no quiere decir que la controlen aun lo suficientemente bien como para poder enseñarla, hay ajustes y detalles que posiblemente aun no sepan por falta de experiencia. Para eso estoy yo ahí, si quieren saber que me pregunten“.

8) “Si vienes con arrogancia o haciendo buying a la gente fuera o dentro del gym y yo me entero, ten por descontado que te haré saber de una manera muy gráfica que no eres Bruce Lee. Los gallitos para el corral, a clase se viene a aprender no solo técnica, sino respeto y disciplina“.

9) “No lo sé todo, es literalmente imposible … más quisiera yo. Precisamente las preguntas de mis alumnos me hacen crecer, en ocasiones tengo que buscar respestas fuera de mi zona de confort. Después de clase puede que le pregunte a mi profesor, investige un poco o me ponga a estudiar para solucioanr la cuestión … así yo también evolucionaré“.

 

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario