Dopaje y Artes Marciales Las fronteras de la ilegalidad.

Dopaje y Artes Marciales

Las fronteras de la ilegalidad.

Doparse o no es un asunto en el que Fightlosphy puede opinar, pero siempre partirá del respeto a la vida privada de cada persona. Evitaremos siempre emitir un juicio de valor aunque es fácil entrever hacia donde se inclina la balanza. El caso es que últimamente estamos viendo muchos casos de dopaje en el mundo de la alta competición de las MMA. Jone Jones y más recientemente Brock Lesnar, peleadores del UFC, han dado positivo, sin duda se han complicado la vida y en estos momentos parecen tener un futuro incierto dentro de la competición.

Se considera dopaje cuando hay un consumo de sustancias nocivas para el organismo. El motivo suele ser la búsqueda de una mejora en las capacidades físicas del competidor (profesional o no profesional). Al tratarse de sustancias que no son naturales, se considera una práctica ilegal y nada recomendable ya que se presupone un riesgo en la salud física y mental de la persona que las consume. El control de este tipo de sustancias pretende proteger tanto la salud de los peleadores como los intereses implícitos del mundo de la lucha.

En las Artes Marciales las exigencias del entrenamiento en la lata competición llevan al límite las capacidades de los atletas, que en ocasiones y por diferentes motivos optan por algún tipo de ayuda externa, rozando muchas veces la ilegalidad. Moverse en esa cuerda floja implica que puedas caerte y muy posiblemente que tengas que asumir las consecuencias.

Opiniones hay muchas al respecto, legal e ilegal en ocasiones son diferencias que vienen marcadas por los mercados de consumo voraces que dictan las normas, otras veces esa línea viene determinada por el momento en el que se adoptaron las normas. Desde un punto de vista “natural”, actuar en conciencia es lo que nos parece más interesante, ir más allá tiene sus consecuencias y como se ha visto últimamente, las comisiones de control antidopaje regulan y hacen su trabajo bastante concienzudamente.

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario