¿Grappling para defensa personal?

¿Grappling para defensa personal?

Desde hace mucho tiempo hay un debate abierto que para Fightlosophy no tiene mucho sentido y es la cuestión de si aprender a luchar en el suelo es necesario o no para una autodefensa más o menos real.

Para nosotros esta cuestión sería como si nos preguntaran si es importante aprender a lanzar un puño para saber como defendernos de él. En este caso la respuesta parece más que evidente ¿no? El debate se ha llevado a las altas esferas y hay una gran división con respecto a si funciona o no el suelo en una situación real. Hoy pretendemos hacer un análisis simple y que esperamos despeje algunas dudas.

Hace algunos años, se inició una tendencia en la que pretendían hacernos creer que el noventa por ciento de las peleas terminan en el suelo. No sé quien hizo estas estadísticas, sin duda alguna alguien que quería vender su grappling a toda costa y por supuesto en esta mentalidad ha influido mucho la repercusión revolucionaria de los primeros eventos del UFC. Ok, MMA en general no son autodefensa, aunque no cabe duda de que son muy eficientes al respecto. La realidad de una agresión “ahí fuera” es otro mundo. F.B.I en diversos informes ha constatado que la mayoría de las agresiones que ocurren en el mundo son con armas, más concretamente armas blancas.

Con esta visión todo cambia, la realidad no es tan fantástica como nos la presentan en nuestras academias y qué poder hacer ante una agresión de estas características se convierte en algo demasiado complejo como para delimitarlo en una estrategia concreta, en una distancia específica y en una mentalidad cerrada.

Aprender suelo, ¡por supuesto! Quizás tan necesario como aprender a andar y/o respirar. Pero con las ideas bien claras por favor. La supervivencia son muchas más cosas, muchos matices. Supervivencia es 90% estrategia y si no tenemos claro esto, puede que cuando queramos darnos cuenta sea demasiado tarde.

Grappling es un arte básico / imprescindible para el desarrollo de muchas cualidades vinculadas a la supervivencia. Aprender la mecánica corporal, aprender a utilizar el cuerpo en diferentes planos atendiendo a la propiocepción y saber responder automáticamente rectificando el posicionamiento constante e intuitivamente es imprescindible, se aprende con estas Artes,  pero no es definitivo.

Preguntando a diferentes expertos mundiales de autodefensa todo coinciden en el mismo punto: grappling sí, imprescindible, pero más imprescindible es aprender a levantarse rápido del suelo. Claro está, para poder hacer esto, tengo que saber como moverme en el medio, tengo que saber luchar. Es como caer al agua y no saber nadar. Si caes por accidente tu idea instintiva será salir del agua, no quedarte esperando a ver qué pasa porque puedes ahogarte.

Las agresiones reales no son como en las películas, no son uno contra uno, no son ni tan siquiera previsibles o con una estética determinada. Lo más probable si te llevas a alguien al suelo es que algún amigo suyo te pise la cabeza. O te lleves la desagradable sorpresa de que haya de repente un arma involucrada. Recuerda, pelearás como entrenaste. Las improvisaciones en la supervivencia no suelen terminar bien.

No imagino a un Top mundial del BJJ haciendo un Berimbolo en una discoteca. Posiblemente controle la situación muy bien (está entrenado para ello), busque una buena posición (está entrenado para ello) y finalice la situación (está entrenado para ello). El problema de esta secuencia lógica está en donde sitúa su mente … si en el deporte o en la supervivencia. Atender la diferencia básica de estos dos conceptos puede costarte la vida.

Extrapolando este último concepto a todas las artes marciales y sistemas de autodefensa; distinguir entre nuestro “laboratorio”, nuestro gym, con nuestro amigos / compañeros o una competición y la realidad (de verdad, sin ningún tipo de reglas), es muy importante. Si aprendes a luchar y para ti es un deporte ¡genial!  … el problema es que practiques un deporte pensando que eso te ayudará 100% en una situación real que no conoces. Abre tu mente, porque ésta funciona como los paracaídas: ¡¡¡ cuando está abierta !!!

6a01901e204628970b01bb08539216970d-800wi

José Díaz Jiménez

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario