Inked&Fight Tatuajes para luchadores. Tips para tu primer Tattoo.

Inked&Fight

Tatuajes para luchadores. Tips para tu primer Tattoo.

Es cierto que últimamente está de moda esto de tatuarse. Es más que evidente la relación del mundo de las artes marciales, la lucha y los deportes de contacto con los tatuajes. Considero que éstos son una pieza clave de la historia de la humanidad. Desde la prehistoria hasta nuestros días ha estado presente como un importante factor identificativo del ser humano.

Nos remontamos a la Edad de Piedra con el descubrimiento en 1991 en un glaciar situado en la frontera entre Austria e Italia, de un cazador de la era Neolítica (5,300 años); Ötzi “el hombre del hielo”, que tenía la espalda y las rodillas tatuadas. Anterior a este descubrimiento, la persona tatuada más antigua era la sacerdotisa egipcia Amunet, diosa del amor y la fertilidad del 2,000 aC, y cuyos  tatuajes son de un estilo muy parecido a los de la momia del cazador: lineales y geométricos.

Los antiguos pobladores de la Polinesia fueron los primeros en grabarse motivos en la piel. Culturas guerreras como la Japonesa, la china y la egipcia incorporaban el tatuaje a su forma de entender la cultura y la sociedad. El término tatuaje tiene un origen polinesio. Más concretamente en la palabra polinesia “ta” que significa golpear o en la expresión “tau-tau” utilizada para hablar del choque entre dos huesos. Los europeos redescubrieron el tatuaje durante la exploración del Pacífico meridional allá por 1770.

INTERIOR

Así podríamos extendernos contando historia de tatuajes hasta aburriros, pero no es el motivo de esta entrada. Los Tips que compartimos a continuación van dedicados a aquellos que, evidentemente tras leer esta entrada, han pensado en tatuarte por primera vez (es normal que tengas nervios antes de ese primer Tattoo). Quizás a los veteranos de la pintura sobre la piel también les venga perfecto recordar algunas cosillas:

  1. No te apresures. Mira bien qué quieres tatuarte, suele ser para toda la vida, aunque hoy ha cambiado mucho todo y te lo puedes quitar, la idea perenne de Tattoo es lo que le imprime un romanticismo especial. elige a tu tatuador dependiendo de lo que quieras, es decir si quieres un retrato no te vayas con uno especializado en rosas.
  2. Prepárate. Es decir come algo, hidrátate bien y sobre todo mantén una higiene adecuada, ten en cuenta que el artista estará muy cerca de ti y una ducha alivia mucho el impás de esa situación.
  3. Lleva una buena imagen. Cuanto mejor se vea la imagen, o más tengas definida la idea que pretendes tatuarte, mejor para el artista y para el resultado de su trabajo.
  4. Ve acompañado. Pero no te lleves a toda tu familia, amigos y conocidos. Los niños y mascotas mejor en casa.
  5. Confía. El tatuador sabe lo que hace, no tienes que estar diciendo cada dos segundos qué quieres, como lo quieres y en cuanto tiempo lo quieres. Dejar hacer es importante, calma.
  6. Prepárate para un poco de dolor. Esto del dolor no es leyenda urbana, es decir… como todo en la vida ésto es un asunto muy relativo: a unos les duele más que a otros, pero algo siempre sentirás. Aquí tu acompañante puede ser de ayuda. Intenta quedarte quieto y calmado, puede que parezca difícil, pero es cuestión de tiempo el que todo termine.
  7.  Cuídalo. Luego de que el trabajo esté terminado es tu responsabilidad curar esa obra de arte. Te saldrá una costra-postilla que deben curarse en 2-3 semanas. Evita el sol durante las primeras 2 semanas. Mantén el tatuaje húmedaio y limpio. Una vez que se haya curado no se olvides de usar protector solar alto.

 

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario