La Fightlosofía de la guerra de las Galaxias. ¿Fightlosofia rebelde?

La Fightlosofía de la guerra de las Galaxias.

¿Fightlosofia rebelde?

¿Quien no tiene o ha tenido algún héroe al que le gustaría parecerse o al menos que haya admirado en algún momento de su vida? La imagen del héroe se ha repetido desde siempre en todos los rincones del planeta, independientemente de la cultura a la que se refieran. Desde los Mayas a los Sumerios, de Oriente a Occidente.

Los héroes, en términos generales, deben pasar por cierto tipo de pruebas, deben tener algún mentor o circunstancia que los empuja a realizar su función y por último emprender una lucha encarnizada para lograr la victoria. Los héroes suelen fascinarnos porque en algún punto indeterminado nos identificamos con ellos en esas luchas internas que a todos nos acusan.

Cuando George Lucas escribió el guión original de “La guerra de las Galaxias” está claro que se inspiró en el esquema tradicional de lo mitos: sentir la llamada para cambiar una realidad que no los satisface y a partir de este sentimiento comenzar un viaje épico en el que irán apareciendo mentores (que ayudan al héroe) y villanos contra los que deberá luchar – todas esas son circunstancias adversas que surgen en nuestra vida cotidiana cuando emprendemos un nuevo camino.

No es mi intención hacer un “análisis filosófico profesional” (no creo que fuese capaz), hay gente muy frikie que ya lo ha hecho muy bien y a los que merece la pena leer. El punto clave por el que he querido hacer esta entrada es porque básicamente identifico que en estas sagas galácticas hay un enfrentamiento de dos tipos de energías muy evidentes y presentes en nuestro mundo de artes marciales.

Por un lado están los Jedi, representados por el gran maestro Yoda (todos conocemos a un Maestro digno de esta categoría a lo señor Miyagi) y su antítesis: el lado oscuro, representado por Darth Vader (cual ángel caído, os recordamos que el diablo del cristianismo es un ángel desterrado). Todos conocemos a gente que se dedica a esto de la lucha, en cualquiera de sus estilos  y que podría encajar perfectamente en alguno de estas dos estereotipos.

Fightlosophy lado oscuroEl propio George Lucas ha admitido que entre sus influencias hay películas como “La fortaleza escondida” de Akira Kurosawa, y lecturas de Joseph Campbell sobre mitología, religión y el concepto del viaje del héroe. Así mismo el casco y la máscara de Darth Vader, icono del lado oscuro, se inspiran evidentemente en el Japón feudal y los Samurai.

El sistema de creencias Jedi es un mosaico de principios del Taoismo, Budismo, Catolicismo y tradiciones del Bushido, nada con lo que no estemos familiarizados la gente de las Artes Marciales.

“La Fuerza es un campo de energía creado por todas las cosas vivas. Nos rodea y nos penetra. Nos une como galaxia”, dice Obi-Wan con claras reminiscencias Taoistas, una fuerza en continuo cambio que siempre fluye. Yoda también transmite a Luke enseñanzas de tintes Budista, como vivir en el presente y ser paciente, abnegado, equilibrado y compasivo.

El lado oscuro por otro lado, como representación de esa pulsión que nos empuja a desviarnos de lo que se presupone positivo y con la que todos lidiamos en nuestro día a día, es una clara referencia al cambio y a esa lucha interior con nuestros diferentes personajes conceptuales que van transgrediendo nuestra vida común.

Algunas de las frases más destacadas del maestro Jedi Yoda son:

«El miedo a la pérdida un camino hacia el Lado Oscuro es»

«El miedo lleva a la ira, la ira al odio y el odio al sufrimiento»

«La muerte, una parte natural de la vida es»

Como digo, mucho se ha escrito ya sobre esta saga del espacio sideral, desde sus comienzos se han incluido desde posiciones visionarias y asuntos políticos a creación de religiones como el Jedismo. El ser humano como vemos no tiene límites en el imaginario.

Sea como sea, tengamos cuidado con el lado oscuro y que la fuerza os acompañe.

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario