Steve McQueen y las Artes Marciales.

Steve McQueen y las Artes Marciales.

Pocos actores han sido tan carismáticos como Steve McQueen, auténtica bandera de los 60 y los 70 en el mundo del cine. Su carácter contestatario, cierta pose melancólica –“la gente me mira a mis ojos de perro apaleado y piensa que soy buena gente”, confesaba él mismo – y un cierto aire de ir a lo suyo, le hicieron ganar el status de estrella independiente. Y si a todo ello le sumamos los aires de rebelde sin causa de la época, tenemos como resultado un verdadero icono de su época.

Desde joven Terence Steven McQueen –nacido el 24 de marzo de 1930 en Beech Grove, Indiana– fue un chico rebelde. Fue abandonado por su padre y se fue a vivir con su madre a California. Allí lo  internaron en un colegio pero acabó escapándose. Abandonó los estudios en el noveno curso y se empezó a dedicar a cualquier trabajo que le ayudara a ganarse la vida, entre ellos leñador y obrero. A los diecisiete años decidió ingresar en el ejército y se alistó en la marina, pero tres años después se dio cuenta de que aquello no iba con él, así que regreso a la calle y, tras trabajar de camarero o estibador, decidió por fin que quería ser actor. Comenzó a recibir clases de actuación en Nueva York a los 22 años y a los 25 debutó en Broadway como sustituto en la obra Hatful of Rain. Decidido a ser alguien en el mundo de la interpretación solicitó entrar en el mítico Actors Studio de Lee Strasberg. De las dos mil solicitudes de aquel año de 1955, el Actor Studio sólo aceptó dos, la deMartin Landau y la de Steve McQueen.

Así y poco a poco se iría situando entre los más grandes actores del momento. Tras años de trabajo incesante que evidentemente lo llevaron a lo más alto McQueen se alejó un poco de la gran pantalla y dedicó más tiempo sus otras grandes pasiones: las carreras – solía decir que no sabía si era un actor que pilotaba o un piloto que actuaba – y las artes marciales. Por aquella época supo además que su nombre figuraba en lugar destacado en la lista de posibles víctimas del asesino Charles Manson. Así que desde entonces se hizo con un arma y no se separaba de ella.

Steve-McQueen-and-Bruce-Lee

Steve McQueen fue un artista marcial consumado, aunque es cierto que lo guardaba un poco en secreto, y muchas veces lo negó en las entrevistas. Steve McQueen y el mítico Bruce Lee eran muy amigos. Lee enseñó a Steve McQueen, el Jeet Kune Do, un sistema de artes marciales y filosofía fundado por el mismo Bruce allá por el 1967. Chuck Norris (es cierto, sale en todos lados) fue también instructor personal de Karate de Steve McQueen, y al parecer, Steve McQueen ganó un tercer grado de cinturón negro (aunque él siempre lo desmentía, por si tenía problemas eso no se le volviera en su contra). Steve McQueen que se rodeaba de grandes artistas marciales del momento veía que sus ahora amigos podían comenzar una carrera prometedora dentro del cine y los animó mucho a que se involucraran en ese mundillo. Bruce Lee y McQueen forjaron una estrecha amistad a pesar de que Bruce reconoció alguna vez que al principio le parecía un tipo raro y poco accesible … alguna vez parece ser que el mismo Bruce Lee se refirió a sí mismo como “The Oriental Steve McQueen.”

Steve McQueen dijo: “Yo no soy un experto ni nada de eso. No estoy involucrado con las artes marciales de ninguna manera. Bruce era un viejo amigo y muy cercano … yo lo quería mucho. Pienso que era un buen y brillante filósofo acerca de la vida. Él tenía un gran nivel, y le tengo un gran respeto por eso”. Su espíritu guerrero se reflejaba en su actitud ante la vida, por eso no es de extrañar que se involucrada con las Artes Marciales, una frase muy recurrente y conocida de él era: “When i belive in something I fight like hell for it”.

Bruce Lee murió muy joven y de manera repentina. Steve McQueen fue portador del féretro, junto a James Coburn en el funeral de Bruce Lee, que tuvo lugar el 31 de julio de 1973. Bruce Lee tenía sólo 33 años cuando falleció. 7 años más tarde, Steve McQueen murió de cáncer de pulmón el 7 de noviembre de 1980 a la temprana edad de 50 años, en Ciudad Juárez (Chihuahua, México). Se cree que su enfermedad pudo estar relacionada con la inhalación del asbesto de limpiar los cascos de los buques de la Marina.. No sabemos si es verdad eso de que sólo los más grandes mueren jóvenes, pero habría sido grande ver a los dos envejeciendo juntos y haciendo mucho más en el mundo del cine y de las Artes Marciales.

steve-mcqueen

Entrada siguiente:
Entrada anterior:

Deja un comentario